miércoles, 4 de marzo de 2009

¿Y vos qué Das?













Alguna vez, mi abuela me contó que el General Gustavo Rojas Pinilla era diabético. Según ella, la prolongación en el poder por parte del caudillo militar lo hizo merecedor de gran variedad de seudónimos, los cuales iban desde care limón hasta Rojas Salinas. Hoy, 50 años después de su retiro obligado (por el famoso golpe de opinión) El General es recordado como un pacifista y un modernista, el cual impulsó el voto femenino, introdujo la televisión, fortaleció la educación pública y la infraestructura del país, además creó el SENA y automatizó la telefonía urbana y rural.


Lastimosamente, este hombre por su condición de hipoglucemico nunca pudo disfrutar un día de los brujitos (Halloween para los más americanizados), tampoco le alcahueteaba a Samuelito para el cofio ni el minisigüi y nunca supo a qué sabía la cuajada con melado. En algunos pacientes diabéticos los cambios de humor pueden ser una constante. Y no es para más, hace 58 años el señor Rafael Molano Olarte concibió en la capital de la republica una pitanza de dioses la cual llamó “Chocoramo”, producto que ha hecho parte de generaciones de consumidores y de tenderos en nuestra patria.


Fue así, como un 31 de Octubre de 1953 al General se le colmó la paciencia, ya estaba aburrido de hacer y hacer cosas por los otros. Vivía triste al no tener el simple y meloso gusto de saborearse un dulcecito (así fuera un confite de anís) A la sazón y como dice la expresión "Trick or Treat" al no haber dulce, toca truco. El mandatario invocó fuerzas del más allá y del más acá, pactó con piratas, manilargüelos y mala carosos. Y como por arte de magia, un día de brujas de 1953, el General Rojas Pinilla creó el Departamento Administrativo del Servicio de Inteligencia Colombiano (DAS). Ya van para los 56 años y aún la artimaña sigue viva.


Medio siglo después de intercepciones, espías, infiltrados y perseguidores, 50 años de una amplia y dolorosa estela de vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo, con la muerte y el olvido a cuestas. Quisiera ahondar en un tema que aunque parezca desabrido, resulta indignante e innecesario. Estoy hablando del trámite para expedir el pasado judicial. El seudónimo: “el país del sagrado corazón” puede ser reemplazado por el de “el país del trámite”, y no es para más, en Colombia para todo hay que hacer fila. Y la mayoría de las veces, como por castigo divino, tenemos que hacer cola por las famosas “caídas del sistema” (que no son más que reiniciadas, pues, el funcionario mediocre aceptó una carpeta .zip desde el msn, la cual decía “aceita minha foto, sou uma garota gustosa”),


La diligencia del pasado judicial representa el estandarte de las Colombianadas. En primer lugar debemos “coronar” la llamada, de lunes a viernes de 7am a 12m (marque, ocupado, redial) repita el ejercicio unas 200 veces e inténtelo por toda la semana. ¡Por fin, cuando el dedo índice está morado te contestan! Pero gran decepción nos llevamos al oír una maquina contestadora que habla como el hijo ilegitimo de la casa voladora y C3po (bip bip). Te tomás las fotos 3x4, hacés una fila de casi 1 hora en el banco y pagás los “derechos” por la cita. Después a esperar con locas ansias por tu oscuro pasado.


El día de la cita no puede ser peor, te filan contra un muro verde pálido y unos tubos que parecen de frigorífico (rumbo al matadero) los funcionarios no te piden el favor “te ordenan”, no proponen “exigen” y no hablan “aúllan”. La fila parece interminable, el mecanismo de flujo de usuarios es obsoleto y el trato hacia las personas es con esa vomitable actitud matonezca. Todos, absolutamente todos los funcionarios del DAS parecen aburridos ¿Será que todos son diabéticos? No parecía, pues cierto personaje de traje, canas, cachete colorao y con 4 peripatéticos detrás, entró como pedro por su casa, saludo a todo el mundo, se le tomó la huella en tiempo record, le aceptaron la foto 4x4 y se largó hacia su camioneta blindada, todo esto en tan sólo 5 minutos.


Al salir de aquel lugar dantesco me queda la satisfacción de un año sin volver al averno. 56 años después me parece comprensible ¿Cómo no iba a estar aburrido el General, si no podía comerse un delicioso chocoramo acompañado de una refrescante avena caleña?

6 comentarios:

Momo dijo...

Hombre Johan, que bueno volver a leerte, ya era hora de que retomaras.

Es inevitable para mí sentirme identificado con la hisoria del DAS... pero ojo, que nos pueden leer, ya demás que nos chuzaron, ellos tienen un grupo de inteligencia muy avanzado (como 20 funcionarios que se sientan frente a un PC a chatear por MSN con los de la casa de nariño, y mientras que la ventana del msn dice, "Obdulito está escribiendo" ellos hacen su ardua labor de espionaje, se meten a google -lo digitan mal por ahí dos veces: www.gogle.com "mierda"; wwww.google.com "mierda"; www.googe.com "mierda"; hasta que lo encuentran en el historial- y una vez en este buscador tan genial que rompió la historía de internet en dos -también rompió la historia de estudiar el bachillerato en dos: los que leíamos y copiábamos a mano, y los que hacen lo mismo pero con Ctrl+C... Ctrl+V- y en ese espacio blanco del google, hecho para buscar, ponen DAS... y leen los resultados por encima... mientras les suena el tururún y siguen otro rato en el chat, hasta que aceptan una foto de un consejo comunitario que pesa 20 mb... entonces siguen en su investigación, y de todo eso es que vengo a decir: Ojo, que seguro ya nos están leyendo.

Si me mandan un mensaje amenazante al correo te aviso... para que alcancés a volarte antes de desaparecer.

+Ya habiéndome burlado de esta gente, pues te digo: "que buena pluma"... jaja, con lo que decíamos que en esta época eso ya se malinterpreta.

A lo bien, muy buen post. Que no falte pues el chocorramo ó ¿chocoramo?, hum, ahí sí no me acuerdo. ¡A mirar empaque!

Suere.

PD: Ponés la verificación de la palabra en los comments... para qué? para evitar que vos mismo publiqués cosas borracho?

Johann dijo...

Pretendemos ser tan americanos que estamos como en Water Gate. Y fijo pasa como en las películas gringas “el primero que cae es el negro” así que avispa que si nos chuzan le aviso.

Muchas gracias ome Momo, como siempre que placer tan audaz recibir post tuyos.

miguitasdegalleta dijo...

Americanadas las justas, Coca Cola

miguitasdegalleta dijo...

já! :)

Johann dijo...

Americanadas just do it :P

mpdelestudiantado dijo...

http://mpdelestudiantado.blogspot.com/