lunes, 17 de noviembre de 2008

La decepcionante primera vez


¡Enhorabuena! con 24 años de edad ya era hora de que me saquearan, el pasado viernes tuve mi primera experiencia con la sustracción de mis bienes materiales, aunque como lo dije con anterioridad ya tocaba que me hurtaran, me siento más defraudado que la Cándida Eréndira, pobre niña guardó su don más preciado para terminar decepcionada y hasta terminó siendo mujer de vida alegre.

Me encontraba caminando a altas horas de la noche, por el mismo lugar que lo hago hace 6 años; aparece de la nada una silueta de un tipo rebosante de ganas de chuzarme y ante mi incredulidad y relajo lo miré a los ojos con gracia, él manilargo logró mantener la punta del acero en mi mondongo, con brillantes y originales frases como “el celular o la vida” o “no te hagas reventar esas tripas”, lo único que logró fue hacerme reír y responderle “espere yo termino de hablar y le doy el celular” sólo conseguí enfurecerlo más y allanar mucho más la lata oxidada en mi cuerpo.
Al final le entregué el celular y le dije que se tranquilizara, a la mala actuación de esa noche me siguieron una sarta de decepcionantes interrogantes; ¿hubiera querido que me robaran con más estilo? lastima esta vez no se pudo, será pa`la próxima, sin embargo, en la situación el cleptómano enmendó en parte su error amagando que se iba corriendo detrás de mi haciendo puñaladas al aire, a lo que huí del lugar un poco asustado, pero de poco sirvió, pues el mal despojo de mi humilde celular de 90.000$ no me preocupó de a mucho.

lo único que espero es que el siguiente hurto sea algo para la posteridad y no pase de ser un simple hecho del que no tengo mucho que contar.

5 comentarios:

Momo Suheskun dijo...

Nunca pensé que se pudiera sacar algo tan bueno de un atraco callejero... jajaja, es que lograste que, en lugar de las muy corrientes respuestas amigables ante tu relato de robo, como un "huy parce, ¿cómo hací home?" ó el tradicional "pero al menos no le hicieron nada", uno termine es riéndose a carcajadas de tu relato, y ni siquiera por el hecho, sino por tu forma de narrarlo.

Demasiado bueno muchachón. Cada día está mejor este blog.

Y como no tengo sombrero, pues me quito la cachucha en señal de respeto hacía tu pulida pluma virtual (o digitaciones, si prefieres)

Nerön Navarrete dijo...

Lo mejor del relato es que tu primera vez no fue con sangre y dolor. Ni tan decepcionante. Pero por lo menos no te hicieron nada, hombre.

johann dijo...

¡Muchas gracias muchachotes¡ faltó la frase “¿y no lo cogieron?” o “¿lo reconoces?

pluma virtual me gusta jajaja

ximena gomez dijo...

Definitivamente, muy bueno, ya te lo dije!, lo mejor de todo fue la corta conversación y la pregunta o mas bien la advertencia que complica todo: “el celular o la vida”… Algo difícil para considerar, jaja y para acabar de ajustar lo tranquilizas! Jaja.

Por lo menos no te pasó nada malo, y estas contando el desilusionante hecho.
Un abrazo!
Te cuidas.

Deisy Yurani dijo...

menos mal no te pasó nadita... pero es bueno sacarle a esos momentos de "el celular o la vida", algo "bueno", por lo menos escribir... muy chévere tu blog...
Saludos... Deisy