domingo, 16 de noviembre de 2008

Muchachón bostachón

Después de muchos devaneos frustrados parece que por fin encontré el sentido de mi existencia; ya me harté de estar complicándome la vida pensando en teorías, paraboloides hiperbólicos y en variado tema de interés “cultural”.

Eso descubrí el día de ayer mientras me afeitaba y siempre ajeno al discurrir de otros temas cotidianos, me preguntaba, ¿me luce el bigote?, y es que hablar del bozo no es nada fácil, quizás porque ando resignado casi perturbado por tamaña responsabilidad que las hormonas ponen sobre mis hombros.

Alguna vez sentí desfallecer, no quería continuar rasurándome y traté por todos los medios conocidos detener el prolongado y rápido crecimiento del mostacho, me asesoré con yerbateros, vendedores de pócimas y chamanes de dudosa procedencia, pero los resultados fueron desastrosos, sufrí reacciones alérgicas, nauseas e intensos dolores de cabeza por el pesado olor de la penca de sábila mezclado con la uña de gato.

Tras sobreponerme de una serie de lesiones faciales y asimilar mi relativo fracaso, mi vello entró en una etapa de estancamiento. No fue hasta ese momento, que descubrí un maravilloso texto llamado “El Bigote” escrito en 1883 por Guy de Maupassant, en el texto una dama de la nobleza, hace toda una apología del bigote, explicando las ventajas de este cúmulo de pelos sobre el labio. Es así como le encuentro significado a las pequeñas contrariedades de mi existencia y pienso que tal vez, en un futuro no muy lejano, luzca un hermoso y orgulloso bigote, porque como dice Guy de Maupassant “En serio, un hombre sin bigote deja de ser un hombre”

4 comentarios:

Momo Suheskun dijo...

Muy buena forma de abrir el Blog, mis felicitaciones pertinentes, y agradeciéndote además el hecho de que mi hicieras caso cuando te dije en medio de los rones que debías abrir este blog...

Tamaño regalo me has hecho pela'o. Porque la verdad es que no tengo muy buenas fuentes de lectura, son muy pocas las que me enganchan, y definitivamente acabo de encontrar una buena, que además es el reflejo de la brillante mente de un muy buen amigo... qué más se puede pedir.

Eso sí, espero que lo mantenga actualizadito, así sea cada 15 días. Que no vaya a ser como algunos que ponen una entrada cada 6 meses.

PD: pero sabés... yo si quiero segunda parte de este cuento del bigote, algo más profundo, pero conservando la actual frescura y humor. O no sé, digo yo.

johann dijo...

Momo ¿qué más puedo decir? Muchas gracias por la motivación, de verdad...
y para la segunda parte necesito hacer trabajo de campo…o sea dejarme el bigote haber que se siente

Lina Marcela dijo...

Pos a diferencia de Guy me gusta "la barba que casi siempre da un aspecto desaliñado..." y el bigote,,el bigote lo engalanas tu mi Muchachón bostachón :)

R I C A R D O dijo...

nooo parce... a mi una maquina de afeitar me dura meses, el lampiñismo facial es una realidad.